sábado, 22 de mayo de 2010

El tiempo no existe.

En nuestra manera de ver y analizar el mundo se podría decir que existen dos maneras de percibir la realidad; una subjetiva o filosófica, y otra objetiva o tangible.

Hay muchas cosas que entran en una categoría “filosófica”, como por ejemplo, los sistemas de medida. Los sistemas de medida son una creación de la mente humana para facilitar los cálculos y hacer nuestra vida más simple y ordenada, pero no podemos cosechar las medidas o excavarlas de alguna montaña, ya que son conceptos mentales que varían de acuerdo al momento y las personas que las piensan. Esto ocurre también en el caso de las matemáticas y la música, las concebimos en nuestras mentes y luego las adaptamos a nuestro entorno. Los sistemas de medidas no existen, lo que existen son las cosas que medimos. Luego, las personas se encargan de adaptar esos sistemas de medidas - que han sido diseñados  mentalmente - y de aplicarlos a objetos reales para ser medidos. He llamado a esto un concepto filosófico, ya que parten en nuestra mente y adquieren las características que deseamos que tomen.

Por otro lado, el concepto de “tangible” puede ser utilizado en las cosas objetivas que podemos tocar y percibir de manera precisa, sin la necesidad de pasar por nuestra mente para que tengan sentido.

El tiempo es un concepto filosófico concebido en nuestras mentes para ayudarnos a hacer un poco más simple y ordenada nuestra existencia. Nos ayuda a calcular nuestras ocupaciones, deberes, predecir ciertos sucesos naturales, etc. Pero el tiempo en si mismo no es real, lo real son los cambios, y si no existieran esos cambios en nuestro entorno, el tiempo no tendría sentido.

Para comprender esto, debemos tratar de imaginarnos una situación por la cual, de pronto y sin más previo aviso, todo lo que observamos y percibimos se mantuviera estático; el sol (visto desde la tierra)  estuviera en la misma posición, los objetos no se movieran, la gente no envejeciera, etc. En esta situación sería imposible establecer que el tiempo ha pasado, debido a que no podríamos ver al sol apareciendo de día y luego desapareciendo de noche, veríamos todas las cosas en la misma posición tanto en un instante inicial como en un instante final, la gente no tendría la capacidad para notar que el tiempo ha pasado si nunca envejece, para ellos sería lo mismo tener 20 años o tener 50. Pero ya que existen cambios en nuestro entorno, - por ejemplo la tierra tiene un movimiento de rotación que hace que tengamos día y noche y un movimiento de traslación que hace que tengamos distintas estaciones -, hemos sido capaces de concebir un sistema para lograr medir esos cambios y lo hemos nombrado tiempo.


Es imposible definir el tiempo.

El tiempo, tal como lo hemos concebido está compuesto por un pasado, presente y futuro. Si tuviera que preguntarle a alguna persona la definición de pasado, probablemente me diría que es todo aquello que transcurre antes del presente, y si le preguntara la definición de futuro, me contestaría que es todo aquello que transcurre después del presente. Pero se encontraría con un problema muy grande si intentara definir el presente, ya que no se ha fijado una duración exacta para aquel concepto. ¿Cuánto dura el presente?, ¿una hora?, ¿un minuto?, ¿una fracción de segundo?, ¿Una situación?, ¿Un acontecimiento?, o quizás dura el  lapso de que me lleva decir una palabra, pero el problema con eso es que hay palabras que son más cortas que otras.

Con estas cuestiones queda claro que el concepto de tiempo y sobre todo de presente gozan de cierto nivel de arbitrariedad por parte de las personas. Esta arbitrariedad puede notarse en otros aspectos, tal como en la siguiente situación hipotética:

Se encuentra un joven sentado en una biblioteca esperando a su padre, quien debe tratar de encontrar un libro, el cual resulta un poco esquivo, y tanto así, que ya lleva una hora intentando encontrarlo. Cerca del joven, en el mesón de atención, se encuentra la secretaria entreteniéndose en la computadora. Aún cuando ambos, el joven y la secretaria, han estado en el mismo lugar en el mismo lapso de tiempo, a la secretaria le ha parecido que el tiempo se le ha hecho poco, debido a que ha estado chateando con sus amistades, en tanto que al joven se le ha hecho interminablemente largo, debido que no ha tenido nada que hacer.

¿Cómo es posible que los dos tengan tan distintas apreciaciones del tiempo transcurrido, si ha sido prácticamente el mismo para ambos?


Entonces, ¿Cómo podríamos viajar alguna vez por el tiempo, si este no existe?

El tiempo es sólo un concepto filosófico que mide los cambios tangibles de nuestra realidad, y a su vez esos cambios corresponden a la manera en que la materia circula por nuestro entorno; como sería el cambio de una oruga para convertirse en mariposa o el del oxígeno y el hidrógeno, para convertirse en agua.

Los cambios de la materia en nuestro entorno están definidos de acuerdo a la ley de Lavoisier de la conservación de la materia: “la materia no se crea ni se destruye, solo se transforma”. De acuerdo con esta ley, entonces podríamos tener un árbol en un instante y en otro instante muchos libros obtenidos de ese mismo árbol, pero de ningún modo, podríamos llegar a tener aquel árbol y a los libros obtenidos de él, juntos en el mismo instante. Por lo tanto, si queremos obtener los libros del árbol debemos destruir el árbol para transformarlo posteriormente en los libros.

De acuerdo a estos conceptos básicos, los viajes en el tiempo son en la práctica imposibles de lograr, debido a que el mundo tal como era en 1743 cambió y se transformó en el mundo que vemos ahora. Para volver a obtener una visión del mundo tal cómo era en 1743, tendríamos que destruir nuestro “presente” y transformarlo en 1743, y aún cuando fuera posible construir una máquina para lograr este propósito, se necesitaría tomar la decisión entre todos los humanos, de si estaríamos dispuestos a destruir nuestro “presente” para “viajar” en el tiempo hasta 1743, ya que como dije anteriormente, no es posible tener las dos épocas simultáneamente, como tampoco se puede tener al árbol y los libros obtenidos de él, en el mismo instante como lo dicta la ley de Lavoisier.

Los viajes en el tiempo sólo son posibles cuando recurrimos al concepto filosófico del tiempo, o sea, ese concepto que hemos estado siempre seguros de que existe, pero que sólo ha estado en nuestras mentes.

De acuerdo a todo lo anteriormente señalado, entonces se podría decir que siempre hemos estado en el mismo instante inicial o “Ti” (En física: Tiempo inicial), desde la mismísima creación de nuestro universo. Entonces, debemos asumir que las cosas sólo “se han movido un poco”.

En este video aparece Julian Barbour, doctor en física teórica, defendiendo su postura de que el tiempo no existe:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

La Cura del Cáncer es bloqueada por las farmacéuticas

Científicos de la Universidad de Alberta, en Canadá, aseguran haber descubierto una sustancia que elimina las células afectadas por tumores, pero no consiguen fondos para seguir sus pruebas porque la sustancia que usan no tiene patente... leer más.

El Mercurio Miente.

Hace por lo menos un año, Canal 7 emitió el recomendable documental El Diario de Agustín, que relata la vida y obra de Agustín Edwards y su familia, dueños del diario El Mercurio, de Chile. Nos acordamos de esto a propósito de las elecciones de este domingo en el país vecino y por el lugar que los medios de Edwards ocupan: controla tres periódicos nacionales y veinte regionales y es el quinto de la dinastía de 'Agustines' que han sido propietarios y directores del multimedio.
"Los informes sobre violaciones a los derechos humanos encargados por los gobiernos democráticos después de Pinochet arrojaron, como producto de una política de Estado, las cifras de 2.279 muertos y 30.000 víctimas de prisión política y tortura. Esos informes destacan la responsabilidad de la prensa y especialmente de El Mercurio en la implementación de la criminal política represiva de la dictadura", señala la investigación.
Lo que sigue es el valioso trabajo de 6 estudiantes de Periodismo de la Universidad de Chile...
ver más...

El yogurt que se vende en Chile no es yogurt.

Las siete marcas de yogurt con mayor presencia en los supermercados nacionales fueron puestas a prueba. Los resultados son alarmantes. Ninguna de las muestras analizadas cumple con los requisitos para que el producto en cuestión sea catalogado como yogurt. La falta de bacterias acido-lácteas hace que estos no sean más que un tipo de leche ácida, la cual no brinda los principales beneficios que este producto debe ofrecer a los consumidores...
ver más...

Obama pide poner fin a programa lunar de EE.UU.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, envió el lunes al Congreso una propuesta presupuestaria, con un déficit récord de 1,56 billones de dólares, solicitando poner fin a las misiones estadounidenses en la luna.
“Estamos proponiendo cancelar el programa, no retrasarlo,” dijo durante una conferencia telefónica Peter Orszag, director de la Oficina de Administración y Presupuestos...
ver más...

Todos los humanos provenimos de aliens del espacio.

La evidencia es “aplastante” respecto a que la vida empezó fuera de la Tierra y llegó a nuestro planeta en cometas, dice el astrobiólogo Chandra Wickaramasinghe de la Universidad de Cardiff, Inglaterra.
En un nuevo paper, Wickaramasinghe argumenta que hay nuevos descubrimientos que apoyan su teoría. “Cada vez que un sistema planetario se forma, algunos microbios sobrevivientes llegan a los cometas”, explica. Así se desplazan por el universo y “se multiplican y engendran otros planetas”. El científico asegura que de esta manera hay una transferencia cíclica de vida de un planeta a otro...
ver más...

Diarrea causa más muerte entre los niños que el SIDA, la malaria y el sarampión juntos

Cada año mueren 1,5 millones de niños menores de cinco años en el mundo a causa de esta enfermedad que se presenta con frecuencia en el primer año de vida.
ver más...

El Sistema Solar entra en un Calentamiento Global.

El cambio climático que está sufriendo nuestro planeta es una evidencia cada día más palpable, y la comunidad científica es prácticamente unánime al achacar sus causas a la acción del hombre. Sin embargo, estudios de científicos soviéticos basados en datos de sondas de la NASA, concluyen que es el Sistema Solar en su conjunto el que se esta calentando. Se trata, dicen, de la consecuencia de estar entrando en una zona de la galaxia altamente energética.
Dmitriev y sus colegas creen que los cambios en el Sistema Solar se deben a que estamos atravesando una zona del espacio interestelar que contiene una gran cantidad de partículas altamente energéticas.

Las alteraciones geológicas, geofísicas y climáticas que actualmente está viviendo la Tierra, tienen su origen en la “donación” de energía que nos esta llegando de la galaxia.
ver más...